Clases regulares

La idea principal de estas clases regulares es terapéutica. Comenzó un grupo sin mucha idea de a dónde se dirigía… y decidió continuar explorando.
Asistir a estas sesiones de dos horas supondrá un trabajo personal profundo que nos ayudará a contactar con nosotros a través del movimiento, la respiración, la imaginación y la entrega confiada a los recorridos propuestos y a los del propio cuerpo.

Supodrá también un dejar de habitar por un lapso de tiempo concreto el mundo real y conocido. Adentrarnos y explorar nuestro subconsciente y ese mundo del que nos hemos alejado, nuestro propio mundo, nuestro interior más silenciado. Son clases divertidas y cuidadas, donde en todo momento se creará un espacio seguro para explorar, para entrar y salir de este mundo onírico, a través del juego y la capacidad de sorprendernos,  de atrevernos a comportarnos y sentirnos tal y como cada uno necesita, buscando dentro, siguiendo los instintos y deseos de cada uno.
Las propuestas iniciales son mías, pero el recorrido y el desenlace es absolutamente vuestro.
La danza butoh, para mí es una danza que te devuelve a tu primer instante de vida, con cada movimiento real (sin pensar) expresado por el cuerpo mismo sin límites, volvemos a nacer. Ocurre un nacimiento cada vez, parimos lo que llevamos dentro, tan nuevo y tan antiguo. Tan propio y tan colectivo.

Una cualidad del Butoh es la resonancia: con lo que trabajamos es tan propio del ser humano que se produce una resonancia entre los cuerpos, entre los seres y entre las capacidades de comprender y sentir. Reconocemos en el movimiento del otro, en el parto creativo del otro; nuestro propio movimiento, algo que nos es familiar. Observamos como el otro crea un territorio conocido y habitual para nosotros, desde su más profundo ser (ignorado y oculto para nosotros)

Cada vez que actuamos de manera espontánea, de manera franca, ocurre una explosión de alegría dentro, una explosión de dicha por el reencuentro natural, sin veto.
Poco a poco aprendemos a no olvidar que somos más de lo que mostramos, que tenemos una conexión auténtica y profunda con nuestras necesidades más reales y un compromiso con nuestro alma original. Aprendemos, y ya no quisiéramos olvidar, que es sencillo y además placentero.

Estas clases regulares se presentan como una oportunidad de jugar a ser quienes somos, a dejar caer los compromisos tomados con otros y a redescubrir qué albergamos dentro. Quién estamos dejando de ser para ser algo que nos es extraño.
Estas clases son un viaje que te facilitará reencontrarte a tí.

imagen1

Más información sobre contenidos, horarios, duración, y precio en el siguiente enlace

Información ampliada sobre clases regulares